Mar 31 2016

Chip, Chop y el Falso Mesías: Una Historia de Drama y ESports (Parte 1)

Chip, Chop and the False Messiah: A Story about Drama and ESports (Part 1)
Chip, Chop and the False Messiah: A Story about Drama and ESports (Part 2)

gw307

CHIP, CHOP Y EL FALSO MESÍAS: UNA HISTORIA DE DRAMA Y ESPORTS (Parte 1)

Los guerreros más poderosos en La Niebla temblaban ante las noticias. Solo los más habilidosos podían ver la cárcel dónde la legendaria bestia fue encerrada. Una bestia tan poderosa que se dice que La Niebla cambió completamente después de su llegada, que el equilibrio, la esencia del lugar cambió para siempre. La paz reinaba, opuestamente a la constante, furiosa guerra entre todo tipo de seres vivos, buscando la lucha a cualquier coste.

“S-señor, ¿qué hacemos? No seremos capaces de contenerlo, no… no estamos preparados.” Un luchador conocido por haber ganado innumerables batallas en desventaja se encontraba al borde del llanto debido a la presión, el miedo consumiéndole.

Dios estaba sentado en su gran silla, intentando no perder la concentración. “Ya sabes que no me puedo mover, sino la bestia será liberada y escapará a Tyria, el reino del mundo real.” Él estaba completamente quieto. “Por favor, envíale mis palabras. Él será conocido como el Falso Mesías.” Lo siento, tendrás que atravesar duros caminos. Pero es necesario, pues salvarás el mundo de nuevo.

——————————————————————————————————————————————–

¿Por qué nadie me cree cuando digo que les ayudé a matar a Zhaitan? ¿En serio piensan que su “Héroe” podía pulsar un botón tan rápido? No, él no podía. Y me están llamando mentiroso, estoy tan cabreado ahora mismo. El chico estaba moviéndose constantemente, intentando no perder la compostura. No tenía hogar, ni amigos. Lo perdió todo, nadie le creía. “¿¡Cómo te atreves a dirimir el nombre de nuestro Héroe!?” dicen.

“Saludos, Mesías.” La profunda voz del Mensajero resonó en la mente del Falso Mesías. Sonaba calmado, el temblor de su voz por fin desaparecido.

“Oh, no. No puede estar pasando. Tú otra vez no. Tú y “tu Dios” me habéis arruinado la vida. Nadie me cree, he perdido mi trabajo, mis amigos, todo.” Jamás os lo perdonaré. Jamás.

“Espera, ¿no conseguiste el premio que te prometimos?”

“¡No! Ha pasado un mes y nada. Maldigo el día que pensé que sería una buena idea ayudaros.”

“Oh no… lo sentimos mucho. Atención al Cliente siempre tarda un tiempo en repartir los premios. Tienen que asegurarse que cada gema se entrega, ya sabes cómo funciona…”

“¿Pero un jodido mes para ello? ¡No es serio!” No pudo aguantar más y empezó a vociferar, consiguiendo la atención de todos en el chat de mapa.

Todos intentaban calmarle, otros simplemente disfrutaban encendiéndole aun más, dándole la razón. En definitiva, de lo que no se dio cuenta en ese momento, es que todos sabían quién era él y que siempre será, un mentiroso.

Espero que deje de discutir. El tiempo es oro. “Vale. Yo personalmente te daré esta Espada si nos ayudas.” Dijo, zarandeando la legendaria espada “Haz”. El Falso Mesías se calmó rápidamente y se quedó embobado ante la belleza que envolvía la espada. Algo invalorable, que arreglaría su vida por siempre. “Si estás interesado en esto, cruza el portal hacia el Corazón de la Niebla, te estaré esperando.”

“¿Acaso quieres que…?” De repente, el hombre desapareció ante sus ojos, sin haber podido acabar la frase. “Bueno, no tengo nada que perder, ¿verdad? Cómo se suele decir, You Only Live Once.” Sin más furia después de que Haz fuese mencionado, empezó a moverse hacia su destino.

——————————————————————————————————————————————–

El lugar estaba repleto de todo tipo de gente. Desde Asura a Humanos, desde Ladrón a Hipnotizador. Me pregunto dónde está ese hombre, me dijo que viniera pero no dónde encontrarle. Miró a su alrededor, con el pensamiento de que fue engañado de nuevo.

Tan pronto como se acercó al banco para comprobar si tenía todo lo necesario, un terrorífico sonido recorrió toda la plaza. Nadie supo como describirlo, pero era muy claro. La gran mayoría perdió el control, empezando a correr como pollos mientras el Falso Mesías veía cómo una lejana isla y el aparente castillo de ella empezaba a derrumbarse. Si el sonido venía de algún sitio, era de allí.

“Puedes verlo, ¿verdad?” Dijo una voz familiar tras el hombre, que volvió de su trance saltando del susto. “Se dice que solo los guerreros más habilidosos pueden llegar a verlo”.

“Yo no soy bueno peleando. Eso es imposible.”

“Eres eSpecial. Hay una razón por la que te escogimos para realizar esta importante misión.”

“Eh, nunca  he matado a nadie. Nunca he venido aquí. No sé como pelear contra otras personas. ¡No tiene sentido!”

El hombre zarandeó Haz de nuevo. “Recuerda que haces esto por tu bien personal, si es que acaso esto te motiva.” El Falso Mesías miró de nuevo a su premio, sus dudas desvaneciéndose de su mente. Mi vida… será arreglada. No necesitaré trabajar, no dependeré de nadie.

Él suspiró. “¿Qué necesito hacer?”

“Entra en cola para una partida. Verás de primera mano cuál es el problema aquí.”

“¿Tengo que ir yo solo? Qué leches tío, necesito alguien que me ayude.”

“No. Quizás encuentres alguien mientras peleas, así que no te frustres demasiado. Tú eres el Falso Mesías, no los demás.”

“Tío, ya puedes pagarme mejor por esto.” Dijo, al mismo tiempo que el hombre se desvanecía en la nada. Me pregunto cómo narices hace eso, pero en fin, siempre y cuando me de la espada está bien, no es que vaya a ganar mucho oro aquí.

——————————————————————————————————————————————–

¡He estado peleando en infinidad de partidas esta tarde y no he ganado siquiera una! Esto es frustrante. No estoy haciéndolo tan mal, ¿verdad? Es tan injusto. Además, ¿quién leches decide quién pelea contra quién? Ese… tío es malísimo en su trabajo. Estaba susurrando sus pensamientos, hasta que dos Asura se acercaron a él.

“Oye, ese “tío” se llama Emparejamiento. Es de todo menos una persona.” Dijo una voz femenina, del más pequeño de los dos Asura.

“Sí, deberías dejar de preocuparte por eso. Nadie sabe como cambiarlo. Siquiera si alguien está al cargo de cambiarlo, es bastante preocupante.” Dijo el otro.

“Oh genial. Más noticias increíblemente buenas que necesitaba. ¡Gracias por animarme!” Dijo el Falso Mesías irónicamente.

“Venga, no pongas a prueba nuestra amabilidad. Simplemente te dábamos información, porque estabas actuando como un mago loco o algo así, murmurando palabras.”

“Eh, sí, bueno, verás… ¿cómo os llamáis?”

“¡Yo Chip!” Dijo la pequeña.

“Yo Chop. ¿Y tú?”

“Buena pregunta. Puedes llamarme el Falso Mesías.”

“¡Pero si eso no es un nombre!”

“Jolín, ¡ten por seguro que si tuviera un nombre te lo diría!”

Chop parecía pensativo por un momento al escuchar el “nombre”. “Oh, creo que sé quién eres. El legendario mentiroso quien nadie cree, el hombre loco que continúa intentando convencer que ayudó a matar a Zhaitan. Que el “Héroe” no podría haberle derrotado sin tu ayuda.”

“Sí. Por favor, absteneros de reíros de mí, como hacen todos.”

“¿Por qué deberíamos?” Dijo Chip, con confianza en sus ojos. Aparentemente ella creía la historia, con cierta ilusión, como si hubiese conocido un superhéroe de algún tipo.

El Falso Mesías empezó a contarles toda la historia. Desde la “aparición” del Mensajero hasta ese instante. “Él me dijo que luchara, para ver el problema con mis propios ojos. Pero no veo nada mal. Todo parece normal, no lo pillo.”

“¿No puedes llamarlo o algo?”

“Si puedo hacerlo, no sé cómo. Tiene súper poderes o algo. No me extrañaría si nos estuviese escuchando ahora mismo.”

“Deberías dejarnos ayudarte. ¿Te importa si hacemos cola contigo? Sería un honor” dijo Chop, con determinación en sus ojos. “Diría que tu historia fue lo suficientemente conmovedora para hacerme sentir empatía.”

“¡Sí! ¡Déjanos ayudar!” Dijo con energía. “Yo soy Nigromante y Chop es un Guerrero. ¿Qué eres tú?”

“Creo que soy un Nigromante también.”

“¿Crees? ¿Cómo puedes… eh, no estar seguro?”

“Bueno, verás. No sé casi nada sobre pelear. Ni siquiera sé cómo sobreviví dentro del barco que mató a Zhaitan.”

Él no llego allí por ningún mérito. Simplemente siguió las instrucciones que el Mensajero le dio sobre la operación. Terminó dentro del barco, inspeccionando e intentando no morir, hasta que encontró una manera de ayudar a matar a Zhaitan. No importaba todas las habilidades que el Héroe pudiese usar, o cuán bueno fuese peleando, porque el Falso Mesías era capaz de pulsar 2 y disparar más rápido. La situación fue ciertamente vergonzosa.

Intentaron hacer cola juntos, intentando dar lo mejor de ellos mismos. El Falso Mesías no se dio cuenta de que ya no estaba solo en su aventura. Poco sabía, que todo tendría un final oscuro.

——————————————————————————————————————————————–

A duras penas remató al enemigo en far. “Clase noob” dijo el caído, justo antes de morir y esperar a reaparecer. Me he vuelto mucho mejor en esto. También, estoy empezando a darme cuenta de los problemas de los que el Mensajero hablaba. Capturó el punto y caminó directamente hacia medio. Recordó que no estaba peleando junto a Chip y Chop e inmediatamente perdió la confianza con su equipo, saltando en mitad de la pelea. Tengo que ganar esto por mí mismo. Se transformo en la Forma de Liche, una habilidad que aprendió recientemente. “Cuánta habilidad, tío, guau” escuchó decir a los casi muertos enemigos. La gente no era feliz, no sabían reconocer la derrota. ¿Es este el problema? La partida terminó entonces, una victoria para el Falso Mesías.

“Ya no estás cansado de pelear, aun después de un mes, ¿me equivoco?” Dijo Chop, recién levantado.

“Creo que sé qué está pasando. Necesito volver a Tyria y buscar ciertas cosas en la biblioteca del Priorato de Durmand. Deben tener información muy útil.”

“¿Puedo ir contigo? No me apetece luchar ahora… Siento que soy más una molestia para el equipo que una ayuda.”

“Cómo desees. ¿No deberías decírselo a Chip?”

“No hace falta. No es que se vaya a morir o algo.”

Empezaron a moverse hacia la biblioteca. El Falso Mesías no podía quitarse de la cabeza ese extraño sentimiento. “¿Te encuentras bien, Chop?” Él asintió, pero no parecía una respuesta honesta. Está escondiendo algo. Quizás encontrará lo que busca en la biblioteca.

Chop se asombró ante el tamaño del lugar. “Este lugar debe ser bastante importante, ¿verdad?” Le picó la curiosidad sobre qué tipo de información podría obtener de ese lugar.

“Sí. Hay una inmensurable cantidad de conocimiento. ¿Querías comprobar algo en especial?”

“¿Hay información sobre La Niebla?”

“Hay una sección entera hablando sobre ello. Yo iré a la sección de “Leyendas”, por si necesitas algo.”

Se separaron. Era un misterio el por qué le atraía tanto a Chop leer sobre La Niebla. El Falso Mesías empezó a leer sobre antiguas leyendas, intentando encontrar una relacionada con La Niebla, de cualquier manera. Bingo, creo que esta es la buena:

“Hace mucho tiempo, el Corazón de la Niebla era un lugar pacífico. Luchadores se reunían para poner a prueba sus habilidades, unos contra otros. Eran respetuosos, sabían cómo encajar una derrota. El Emparejamiento no era necesario, ya que todos se ayudaban entre sí. Si alguien no era muy habilidoso, otros luchadores ofrecerían su sabiduría después de que la partida terminase, ayudándose lo máximo posible.

Todo parecía perfecto, hasta que dos pequeñas “bestias” aparecieron de la nada. Nadie sabía que eran, tampoco si eran buenas o malas. Sin embargo, no importaba. Cada luchador les quería y esas pequeñas bestias disfrutaban jugando con ellos.

Ellas crecieron, y crecieron, y crecieron, hasta que la catástrofe ocurrió. Por razones desconocidas, una de las bestias mató a la otra. Algunas personas dicen que podían escuchar a las bestias hablar, aunque se les trató de lunáticos. Aun así, todo empezó a cambiar. Los luchadores ya no eran felices. Empezaron a discutir, a ser destructivos entre ellos… hasta que la bestia se desmadró, matando a gente.

Sí. La bestia tenía el extraño poder de matar para siempre a la gente en La Niebla. Entonces, todos se unieron. Hicieron un plan para sellar a la bestia durante mucho tiempo, en una lejana isla, dentro de una cárcel parecida más a un castillo. Para que no escapase, alguien debería sacrificarse para una vida eterna vigilando a la bestia mediante magia.

Más información sobre el plan puede ser encontrada en algún lugar del subsuelo Corazón de la Niebla. Ojalá solamente los guerreros más valientes se aventuren a descubrir los secretos que esta historia esconde.

Cerró el libro, con excitación en sus ojos. Ya sé dónde tengo que ir ahora. Hemos de aventurarnos en tierras prohibidas del Corazón de la Niebla. Se fue corriendo, sabiendo que Chop ya se fue de vuelta a la Niebla, satisfecho con lo que encontró.

——————————————————————————————————————————————–

“¿Dónde leches habéis estado? ¿Dónde está Chop? ¡Di algo!” Tenía ojos llorosos. “¡Pensé que me dejasteis tirada! No habíais desaparecido tan repentinamente como ahora. ¿Dónde está Chop?”

“Calma. Él está bien. Estábamos en la biblioteca del Priorato, buscando información. Pensé que él ya había vuelto antes que yo, satisfecho con su búsqueda.”

“No. No le he visto.” Su voz se notaba preocupada ahora. “Me pregunto dónde puede haber ido.”

“Estoy seguro de que estará bien. Necesito ir a la antigua zona de entrene acuático, las Ruinas de Obrin, ¿quieres venir?”

“Pero ese lugar está prohibido…”

“Sí. Pero estoy seguro de que ese es el lugar del que la leyenda habla. Hay secretos sobre la catástrofe que ocurrió aquí hace mucho.”

“¡Suena interesante!” Parecía como si ya se hubiese olvidado de Chop y su desaparición.

“No gastemos más tiempo pues.”

——————————————————————————————————————————————–——————————————————————————————————————————————–

Chop llegó al lugar del que el libro hablaba. Oh sí. Aquí está. Me volveré más poderoso.

“¿Quién osa interrumpir mi despertar?” Dijo una voz, directamente a la mente de Chop.

“¿Quién… cómo… qué?”

“No quiero molestias.” Dijo la voz una vez más. ¿Podría ser que… la cosa, está hablando directamente en mi mente?

“Busco poder.”

“Ya veo. Sabes quién soy, ¿verdad?”

“Sí. Y sé que puedes otorgar poder a aquellos que lo necesitan.”

“A cierto precio. Es un milagro que puedas mantenerte en pie ante mí.”

“No necesito nada más que poder.”

“Te otorgaré tu deseo, pues. Pero has de pagarme.”

“¿Qué necesitas exactamente?”

“Lo sabrás cuando llegue el momento.”

La energía que la creatura emanaba empezó a entrar dentro del cuerpo de Chop. No pudo mantenerse en pie mientras la energía entraba en él. Qué es… ¿ya no soy un Guerrero?

“No. Ya no lo eres. Has ascendido.”

“¿Qué soy entonces? Me siento diferente.” Empezó a sentirse mareado, como si algo intentara adueñarse de su cuerpo. ¡Sal de mi cuerpo! Necesito este poder.

“¿Por qué lo necesitas?” Chop dudó ante la pregunta. No sabía la razón que le llevo a hacer esto. Yo… ¿Por qué?

“Quizás tienes envidia de Chip, porque ella nació Nigromante, una bendición. Tú eras un simple Guerrero. No puedes siquiera mantenerte en pie ante tus enemigos sin fallar. Temes fallar. Necesitas ser el mejor.”

“¡No! Eso no… es… joder.” Chop todavía estaba luchando contra ese extraño sentimiento. “He tenido este extraño sentimiento en mí este último año… cuanto más tiempo pasa, más inútil me siento.” Parecía confuso sobre sí mismo. “Pero Chip… ella es mi amiga. No puedo… odiarla.” Dudó frente a su propia afirmación. Ya no estaba seguro de qué sentía. Era como si hubiera dos entes dentro de él, uno gritando por la competitividad, el otro llamando a la amistad.

——————————————————————————————————————————————–

Ella parecía perdida en sus pensamientos, probablemente pensando aun sobre Chop. El último año ellos habían sido inseparables, pero parecía como si nunca le hubiese conocido. Comenzó una lucha en su mente, cuestionando la amistad. ¿Hice algo mal? ¿Debería haberle ayudado de alguna manera? No lo sé… no sentía odio hacia Chop. El estaba siempre deprimido porque se sentía como una carga para el equipo, más que una ayuda. Intentó recomponer sus pensamientos para no perder la compostura. De todas maneras, necesito ayudar al Falso Mesías primero.

Llegaron a la entrada del lugar, que estaba cerrado a calicanto. “Vale, entonces, ¿alguna idea de cómo vamos a cruzar esto?” Preguntó a Chip.

“Simplemente rompemos la cerradura y entramos. Nadie nos verá, ni tampoco nadie entrará, ¿verdad?”

“Bruto pero efectivo, supongo.”

Rompieron la puerta, entrando en la zona prohibida más fácil de lo anticipado. “Esto no puede ser tan fácil. Vamos a buscar el túnel por el que tenemos que cruzar.”

Todo era demasiado silencioso para la ocasión. No podía escuchar ni ver a nadie, pero sentían una presencia. “Atenta Chip, ¡alguien nos va a atacar!” Sacaron sus armas, listos para luchar lo inevitable, al mismo tiempo que una figura apareció de La Niebla misma, atacando a ambos con un Asalto Implacable.

“¿Quién narices eres?” Gritó Chip a la extraña figura con la venda en los ojos.

“Quiero probar mi fuerza” dijo el Asura, con una voz familiar. “No necesito este otro hombre por aquí. Allí está la puerta hacia el lugar que deseas ir” dijo, señalando una puerta que no estaba allí la primera vez que entraron, o eso pensaban.

Chip miró al Falso Mesías. Sabía qué estaba en juego y que tenía que saber quién era este extraño, pero al mismo tiempo familiar Asura. “Por favor, ve. Estaré bien, recuerda que soy una Nigromante, soy superior a cualquier otra clase.”

“Nunca he visto los poderes que este tío usa. Ten cuidado, no te arriesgues.” Empezó a correr hacia la puerta. Ella me ha enseñado todo lo que sé sobre Nigromancia, no va a caer tan fácil. Aunque este hombre misterioso me preocupa. Podría ser… ¿Chop?

Ambos Asura se miraron el uno al otro. Ninguno quería hacer el primer ataque, ya que un mal movimiento significaría la derrota. “¿Qué eres? No te pareces a ninguna clase que haya visto anteriormente” dijo ella, aun sin atacar. “¿Por qué quieres pelear conmigo solamente? Él era un Nigromante también. ¿Quién eres?”

“Demasiadas preguntas.” Se acercó a ella increíblemente rápido, apuntando directamente al corazón con su espada. “Buenos reflejos” dijo, al mismo tiempo que Chip intentaba poner sus marcas en el suelo. Él rápidamente esquivó rodando hacia atrás una gran distancia, anulando cualquier tipo de discapacidad que pudiera haber infligido. “Todavía no estoy completo. Pero no soy cómo nada que hayas visto hasta ahora.” Comenzó a cargar y alejarse de ella repetidamente, confundiéndola.

No he hecho nada en todo este tiempo. Estoy cansada de este tipo de pelea. “¿Quién decías que eras, antes de que te destroce?”

“Mi nombre no importa ahora, Chip.” Cargó de nuevo contra ella, intentando repetir el mismo patrón, pero esta vez ella se transformó en el Sudario de la Muerte, obteniendo más poderes de control. “¡Entonces acabemos esto!” Esta vez, decidió encajar el golpe, simplemente para poder alcanzarle. Un miedo incontrolable se apoderó de él, sin poder moverse, mientras que unos Grilletes Corruptos empezaron a formarse entre los dos. “Eres mío ahora.”

Él recuperó el control sobre sí mismo, e intento alejarse para romper las cadenas, pero las garras del Sendero Oscuro de Chip ya habían salido, tocándole y trayéndola consigo. “No vas a irte a ningún sitio” susurró, con una mirada gélida hacia los otros ojos.

“¡Debes estar bromeando!” Empezó a reírse, mientras rápidamente saltó y empezó otra ronda de Asalto Implacable en ella, esta vez dañándola severamente. Justo cuando se estaba preparando para contraatacar, el enemigo cambió su arma a un báculo, cargando hacia delante y empujándola hacia atrás constantemente, como si fuese un Oleaje de la Niebla.

Ella apenas podía mantenerse en pie. “L-lo siento, pero he ganado” dijo, mientras veía al enemigo tambalearse. “El veneno y las hemorragias al fin están haciendo su trabajo.”

¡No, no, no! ¿Cómo pudo vencerme? Necesito salir de aquí ya. Se fundió con la Niebla de nuevo, desapareciendo en la nada, de momento.

Inmediatamente, ella cayó al suelo, temblando. Hace frío. Pero no quiero descansar, no así. Estaba lista para luchar consigo misma, para intentar no morir, pero de repente el Falso Mesías volvió a aparecer por la puerta.

“¿Chip?” Miró alrededor, admirando el estropicio que la batalla entre los dos Asura hicieron, hasta que la vio tumbada en el suelo, mirando al cielo con lágrimas en su cara. “¡Chip! ¿Estás bien, Chip? ¡Respóndeme, por favor!”

“Estoy… bien. Le dejé escapar.”

“¿¡Por qué lo hiciste!?”

“No lo sé, pero cuando matas a otra persona fuera de los mapas específicos dónde lo hacemos… no vuelven a la vida. Se van para siempre.” Empezó a llorar de nuevo. “Y… é-él era Chop. ¿C-cómo iba a m-matarlo? ¿P-por qué intentaría m-matarme? No lo entiendo.”

“Él… ya no es nuestro amigo.” Ella perdió la consciencia.

Chip, Chop and the False Messiah: A Story about Drama and ESports (Part 1)
Chip, Chop and the False Messiah: A Story about Drama and ESports (Part 2)
%d bloggers like this: